Mein Kampf

martes, 3 de marzo de 2009 | |

En mis observaciones interminables del mundo que me rodea, he podido notar la innegable superioridad de una raza especial, enviada de Dios, una raza tan superior a las demás de entre los suyos que hace que las otras sean innecesarias. Las gomitas rojas.

A través de los años la preferencia por las gomitas y confites con Pigmento Rojo no.4 ha sido creciente entre niños y adultos, y es que -la verdad- nadie prefiere una gomita verde a una deliciosa gomita roja. Poco importa el sabor del dulce en cuestión mientras el conato rojo esté presente. Cereza, Fresa, Frambuesa, sandía, incluso Uva! podríamos decir que los rojos son la raza aria de las golosinas. Esta preferencia podríamos extenderla a gelatinas, bebidas artificiales, dulces y paletas de caramelo macizo. Es por eso que propongo una revolución, un cambio... una Solución Final. (hagan una pausa para reflexionar en la ultimas palabras)
...

...

Propongo que concentremos todas las gomitas y golosinas amarillas y verdes en campos de "trabajo", que poco a poco las aislemos del resto de las gomitas de raza pura, hasta que un día, podamos vivir en un mundo donde no tengamos que pasar por el pedacito verde de un gummi worm para comernos las dos partes rojas. Ese es el mundo que sueño para mis hijos.

Heil Red dye no.4

1 comentarios:

Petite ♥ Jolie dijo...

wow...no lo habia pensado asii, ahora veo todo claramente :O...


jajajajaja..........funny