shut up and dance

miércoles, 22 de julio de 2009 | |

Hay algo acerca de la música que me hace conmoverme hasta las pestañas. Pero no sólo me refiero a querer llorar, o a que 'me llegue' también me conmueve hasta el movimiento. Y es que quien gusta de la música tiene que encontrar una manera de relacionarse con ella: algunos cantan, otros aprenden a tocar la guitarra o algún otro instrumento, otros se meten al coro de algo, pero para mi -despojada miserablemente de estos talentos- tuvo que ser la danza. Y es que bailar es como un acto de rebeldía, como un capricho infantil, como gritar en el cine. Y bailar sin sentir eso no es bailar. Uno tiene que sentir que se le desprenden los brazos, que se le salen los pelos desde el folículo para sentir lo que es bailar con ganas, y ayer en mi clase me encantó que el consejo principal fuera justo eso, bailar con todo el cuerpo, seguir el movimiento. No hay mejor consejo que ese. Baila con todo el cuerpo.

0 comentarios: