fué como viajar en el DeLorean

miércoles, 2 de septiembre de 2009 | |

El sábado en San Diego puse una estación medio randomly (94.9... creo?) y fue como estar en mi cuarto pero en 1994 o algo así. El playlist intensamente noventero era como un mixed tape de los mios de la secun (y prepa): Fugazi, Alice in Chains, Pearl Jam, Nine Inch Nails, Beastie Boys, Smashing Pumpkins... lo único que falto fue Pixies, irónicamente. Y digo irónicamente por que en mi fue lo mas perdurable de todos esos y digo, aun siento un gusto y nostalgia al escuchar esos otros grupos, las rolas son buenas pero la verdad no están en mi iPod. En cambio pixies: TODA LA DISCOGRAFIA. Me pregunto que va a sobrevivir de todo lo que escucho ahora... y me refiero a realmente sobrevivir, a quedar vigente a perdurar intacto; mi respuesta ahorita seria Arcade Fire pero sepa la chingada.
Aun puedo recordar la primera vez que escuche pixies y fue como un balde de agua fría. Eran tan distintos de todo lo que había escuchado antes, era tan poco melancólico y sufrido, era como abrasivo y rítmico a la vez. Era ácido y dulcísimo, nunca había escuchado voz como la de frank black y menos suavizada de tal forma con los coros de kim deal. Nunca antes pense que una guitarra podia hacerse pedazos de esa forma tan dolorosa y menos que el sonido de la batería pudiera estar a la par de una voz sin competir. Todo ese ruido melódico era mas de lo que podía asimilar. Y luego las letras, dios mio las letras! nada tenia sentido, o todo tenia perfecto sentido realmente nunca supe bien, pero sonaba tan tan bien. Estaban hechas más para la canción que para el entendimiento, pintaban escenas super bizarras y surreales, pero es que cuando tienes esa edad todo el mundo es bizarro y surreal y nunca sabes bien si estas soñando o despierto. Pixies me hizo una herida emocional visible... no no, una ESTRíA EMOCIONAL. Y cuando el tatuador me dijo 'No te pongas el logo de una banda por que luego no te va a gustar y te vas a arrepentir' nunca debí haber escuchado, era solo mi manera de mostrar que había quedado marcada por su sonido, pero la verdad es que si hice caso y me tatué otra cosa mas genérica que en mi corazón sigue siendo la P con alitas de Pixies.
Y así acabo ese viaje a los 90s, orgullosa de mi pasado musical, y recordando a los que nunca se me olvidan.

0 comentarios: